Miércoles Santo, 8 de abril 2020

Actualizado: abr 11

Lectura del santo evangelio segun san Mateo (26,14-25): En aquel tiempo, uno de los Doce, llamado Judas Iscariote, a los sumos sacerdotes y les propuso: «¿Qué estáis dispuestos a darme, si os lo entrego?» Ellos se ajustaron con él en treinta monedas. Y desde entonces andaba buscando ocasión propicia para entregarlo.


El primer día de los Ázimos se acercaron los discípulos a Jesús y le preguntaron: «¿Dónde quieres que te preparemos la cena de Pascua?» Él contestó: «ld a la ciudad, a casa de Fulano, y decidle: "El Maestro dice: Mi momento está cerca; deseo celebrar la Pascua en tu casa con mis discípulos."» Los discípulos cumplieron las instrucciones de Jesús y prepararon la Pascua. Al atardecer se puso a la mesa con los Doce. Mientras comían dijo: «Os aseguro que uno de vosotros me va a entregar.» Ellos, consternados, se pusieron a preguntarle uno tras otro: «¿Soy yo acaso, Señor?» Él respondió: «El que ha mojado en la misma fuente que yo, ése me va a entregar. El Hijo del hombre se va, como está escrito de él; pero, ¡ay del que va a entregar al Hijo del hombre!; más le valdría no haber nacido.» Entonces preguntó Judas, el que lo iba a entregar: «¿Soy yo acaso, Maestro?» Él respondió: «Tú lo has dicho.»


«¿Qué estáis dispuestos a darme, si os lo entrego?»


En estos día se nos presenta en los evangelios la figura de un discípulo, que había estado desde el inicio con Jesús. No sabemos cómo lo invito, pero aparece junto a los doce desde el inicio. Compartió el pan con el Señor, lo vio hacer milagros, dejo su casa y familia para seguirlo, paso momentos difíciles como cualquiera de los doce, lo vio resucitar muertos, hacer milagros, se habrá entusiasmado al ver al Señor y su poder, tenía un puesto entre los doce: era el encargado de la bolsa del dinero.

Siempre me ha intrigado ¿ qué pasó con él? ¿En qué momento perdió la ilusión? ¿Qué lo movió a entregar a Jesús? ¿Por qué decide dejarlo y además venderlo?

Esta traición se fue fraguando en su corazón, poco a poco, tal vez sólo quería dejarlo, pero al ver que los fariseos querían la cabeza de Jesús, aprovecho la oportunidad para sacar réditos por los tres años que vivió con Él.


La pregunta que hace Judas, es en el fondo lo que nos pasa a cada uno de nosotros ante la tentación, ante el pecado. Se nos puede presentar de mil maneras, podemos engañarnos pensando que es normal, que todo mundo lo hace, que no es justo.....


Sin darme cuenta que estoy optando por dejar de seguir al Señor o romper sus mandatos. Tal vez ya perdí la ilusión, me he decepcionado de la Iglesia, de sus ministros, he pensado que me han engañado , que tengo que pensar en mí, y en mi futuro.

Lo vemos en la historia, lo vemos con Adán y Eva, lo vemos en nosotros mismos.


En estos momentos, con tantas dificultades es muy fácil que surjan pensamientos, actitudes o situaciones que nos enfrenten a esta de situación, sin embargo debemos tener presente que no existe nada que valga la pena por perder la Paz y amistad del Señor.

La tentación siempre se presenta de forma sutil, ponderando el bien que recibo, sin pensar en el mal que me causa.

¿Qué paso en el corazón de Judas? , cansancio, rutina, desilusión, avaricia, desengaño, no lo sé, pero poco me ayuda tratar de encontrar una respuesta en Judas, ¿Qué es lo que me pasa a mí ante la tentación ?


Mi ilusión por seguirlo, por ser fiel, mi deseo de darlo todo por los míos por amor a Él, aunque los demás no lo valoren, no lo tomen en cuenta.

Jesús no lo desenmascara, no lo acusa, no lo rechaza.. " Lo que tengas que hacer, hazlo pronto" , es Judas el que libremente lo decide. Soy yo el que decido ante la dificultad, sabiendo que la gracia de Dios me acompaña y me da fuerza, Jesús respetará mi decisión, Por eso decido prontamente seguirlo, sabiendo que él va conmigo.






0 vistas

8711785636

©2020 por Sagrado Corazon. Creada con Wix.com