Martes Santo, 7 de abril 2020

Actualizado: abr 7



Lectura del santo evangelio según san Juan :


En aquel tiempo, estando Jesús a la mesa con sus discípulos, se turbó en su espíritu y dio testimonio diciendo:

- «En verdad, en verdad os digo: uno de vosotros me va a entregar».

Los discípulos se miraron unos a otros perplejos, por no saber de quién lo decía.

Uno de ellos, el que Jesús amaba, estaba reclinado a la mesa en el seno de Jesús. Simón Pedro le hizo señas para que averiguase por quién lo decía.

Entonces él, apoyándose en el pecho de Jesús, le preguntó:

- «Señor, ¿quién es?».

Le contestó Jesús:

- «Aquel a quien yo le dé este trozo de pan untado».

Y, untando el pan, se lo dio a Judas, hijo de Simón el Iscariote.

Detrás del pan, entró en él Satanás. Entonces Jesús le dijo:

- «Lo que vas hacer, hazlo pronto».

Ninguno de los comensales entendió a qué se refería. Como Judas guardaba la bolsa, algunos suponían que Jesús le encargaba comprar lo necesario para la fiesta o dar algo a los pobres. Judas, después de tomar el pan, salió inmediatamente. Era de noche.

Cuando salió, dijo Jesús:

- «Ahora es glorificado el Hijo del hombre, y Dios es glorificado en él. Si Dios es glorificado en él, también Dios lo glorificará en sí mismo: pronto lo glorificará. Hijitos, me queda poco de estar con vosotros. Me buscaréis, pero lo que dije a los judíos os lo digo ahora a vosotros:

"Donde yo voy, vosotros no podéis ir"»

Simón Pedro le dijo:

- «Señor, ¿a dónde vas?».

Jesús le respondió:

- «Adonde yo voy no me puedes seguir ahora, me seguirás más tarde».

Pedro replicó:

- «Señor, ¿por qué no puedo seguirte ahora? Daré mi vida por ti».

Jesús le contestó:

- «¿Con que darás tu vida por mí? En verdad, en verdad te digo: no cantará el gallo antes de que me hayas negado tres veces».


«Uno de vosotros me va a entregar».


Cuando Jesús hace este anuncio los discípulos se quedaron atónitos, desconcertados sin entender lo que decía Jesús. No sabemos si fue porque pensaban que ninguno sería capaz, o porque ninguno se sentía seguro de no hacerlo.

Lo vemos en el curso de los acontecimientos, uno lo vende, otro lo niega tres veces y el resto sale huyendo por miedo a los judíos.


Jesús se los anunció, "herirán al pastor, y dispersaran a las ovejas".


Después de 3 años juntos, de haber dejado todo por seguirlo, de haber participado en todos los momentos con Él. Ellos mismos fueron a anunciar el Evangelio, inclusive hicieron milagros, pero en el momento del peligro, su miedo fue más grande que su amor por el maestro y lo traicionaron.

Lo amaban, sí, pero eran débiles y el miedo era mayor que su fe.

Esta historia se repite en los discípulos a través de los siglos, Jesús lo anuncia, lo sabe, somos nosotros los que no nos preparamos para vencer la tentación. Creemos en nuestra fortaleza y no vemos la debilidad, "yo daré mi vida por tí" dijo Pedro, seguro de su amor por el Señor, sin ser consciente de su debilidad.

También yo, he caído, cuantas veces lo he vendido por un placer, por dinero, por poder, cuantas veces lo he negado por temor a ser criticado, por pereza o porque no entiendo el camino de la cruz. Mientras Jesús hacia milagros, estaba lleno de gente, rodeado por los suyos, en el momento de la prueba se queda solo. Seguir a Cristo no es fácil, y si nosotros hemos decidido seguirlo, debemos hacerlo con todas las consecuencias, sabiendo que no será fácil pero también sabiendo que la gracia nos acompaña, no es algo que tenía que suceder, sucedió por su debilidad, el espíritu está pronto pero la carne es débil. Ahora nosotros acompañemos al Señor pongamos nuestro corazón junto al Maestro, y oremos, para no caer, pongamos todos los medios que están en nuestro alcance, sabiendo que somos también esos hijitos que el Señor no deja, y llenos de la fortaleza que nos da la fe, sigamos al Señor por el camino que Él nos marque. No nos fijemos en el problema, sino en la solución, no dejemos que el miedo, el cansancio o la cruz nos aplaste. Nunca la tentación es más grande que la prueba, y quedémonos en el presente, "a cada día le basta su afán", sabiendo que le Señor ha vencido y nosotros venceremos con Él.




0 vistas

8711785636

©2020 por Sagrado Corazon. Creada con Wix.com