Lunes 2o de abril 2020.

Actualizado: abr 22

Lectura del santo evangelio según san Juan (3,1-8):



Había un hombre del grupo de los fariseos llamado Nicodemo, jefe judío. Este fue a ver a Jesús de noche y le dijo:

«Rabí, sabemos que has venido de parte de Dios, como maestro; porque nadie puede hacer los signos que tú haces si Dios no está con él». Jesús le contestó:

«En verdad, en verdad te digo: el que no nazca de nuevo no puede ver el reino de Dios». Nicodemo le pregunta:

«¿Cómo puede nacer un hombre siendo viejo? ¿Acaso puede por segunda vez entrar en el vientre de su madre y nacer?». Jesús le contestó:

«En verdad, en verdad te digo: el que no nazca de agua y de Espíritu no puede entrar en el reino de Dios. Lo que nace de la carne es carne, lo que nace del Espíritu es espíritu. No te extrañes de que te haya dicho: “Tenéis que nacer de nuevo”; el viento sopla donde quiere y oyes su ruido, pero no sabemos de dónde viene ni adónde va. Así es todo lo que ha nacido del Espíritu».


Nacer de nuevo.


No es fácil entender al Señor, los caminos del Señor, las palabras del Señor.

Somos personas con una educación, cultura y experiencia, en donde nuestros criterios, nuestra lógica, cuando no nuestras pasiones, nos marca las pautas de actitudes y comportamientos, y ante lo que Dios manda o permite que no comprendemos, nos surgen las dudas, el desconsuelo, el miedo inclusive el enojo con ese Dios que no entiendo.


Cuando Nicodemo va en busca del Señor, va a tratar de entender los hechos y palabras de Jesús. Estaba confundido, por un lado los signos y milagros que Él hacía, pero por otro lado, vivía al margen del sanedrín, del sumo sacerdote, de lo establecido, y surgirían en su interior las preguntas:

¿Será el Mesías? ¿Es lo que necesito para caminar? ¿ Es el enviado por Dios para liberarnos? y antes de de preguntarle, Jesús le indica el modo para poder comprenderlo: el que no nace de nuevo no puede ver el camino de Dios.


La misma pregunta que hace Nicodemo se nos presenta, ¿Tengo que volver al seno materno y nacer de nuevo?¿Qué significa nacer de nuevo?


Nosotros, por el bautismo ya hemos nacido de nuevo como hijos de Dios, sin embargo, a pesar de serlo, seguimos viviendo como si no lo fuéramos. Nacer de nuevo es vivir en gracia, es ver con los ojos de Dios, es vivir con la paz de Dios, es cumplir con lo que el Señor me pide, es creer y confiar en ese Dios que es como el viento, no sé de donde viene ni a donde va, pero está junto a mí, me permite respirar, me da vida.

Nacer de nuevo es vivir con una fe inquebrantable, es tener la certeza que Dios me acompaña, experimentar su presencia, vivir en su amor.

Nacer de nuevo es redoblar el esfuerzo por seguirlo, aunque no entienda lo que me pide, aunque me visite el dolor y la cruz, aunque la vida se haga a veces pesada y llena de dolor.

Nacer de nuevo es hacer mío su criterios, gestos y palabras, es vivir las bienaventuranzas, es dejar al hombre viejo, marcado por el pecado y vivir en mí la regeneración y la salvación que me trae el Señor.

Nacer de nuevo es experimentar su dulzura, su bondad, es descubrirlo en cada uno de mis hermanos, en todo lo me rodea.

Nacer de nuevo, es busca hacer y vivir su voluntad, aunque sea una voluntad que no comprendo.

Nacer de nuevo es pasar por alto los errores y miserias de mis hermanos, y ver todo como una oportunidad para agradar a Dios,

Nacer de nuevo, es ya experimentar el cielo en la tierra, donde tengo a Dios conmigo y con Él todo lo tengo.

6 vistas

8711785636

©2020 por Sagrado Corazon. Creada con Wix.com