Lunes 13 de Abril 2020



Lectura del santo evangelio según san Mateo (28,8-15):


EN aquel tiempo, las mujeres se marcharon a toda prisa del sepulcro; llenas de miedo y de alegría corrieron a anunciarlo a los discípulos.

De pronto, Jesús salió al encuentro y les dijo:«Alegraos».

Ellas se acercaron, le abrazaron los pies y se postraron ante él.

Jesús les dijo: «No temáis: id a comunicar a mis hermanos que vayan a Galilea; allí me verán».

Mientras las mujeres iban de camino, algunos de la guardia fueron a la ciudad y comunicaron a los sumos sacerdotes todo lo ocurrido. Ellos, reunidos con los ancianos, llegaron a un acuerdo y dieron a los soldados una fuerte suma, encargándoles:



«Decid que sus discípulos fueron de noche y robaron el cuerpo mientras vosotros dormíais. Y si esto llega a oídos del gobernados, nosotros nos lo ganaremos y os sacaremos de apuros».

Ellos tomaron el dinero y obraron conforme a las instrucciones. Y esta historia se ha ido difundiendo entre los judíos hasta hoy.


« Alegraos»


Para muchas personas las celebraciones de los misterios pascuales forman parte de las innumerables celebraciones que tenemos durante el año, no nos detenemos a meditar la trascendencia del hecho, o lo vemos como algo pasado que nada tiene que ver con nuestra vida. Sin embargo, este acontecimiento es el centro de nuestra fe, porque si Cristo no hubiera resucitado, no hubiera vencido a la muerte, o si sólo fuera algo del pasado, mi vida no se vería enriquecida con este acontecimiento. Este evangelio sigue siendo algo presente que me vuelve a confirmar que podemos vencer el mal, que Jesús a sus amigos les acompaña y que le verán en el camino.


Dice el texto que "de pronto", sin esperarlo, sin buscarlo, Jesús les sale al encuentro, y les dice "Alegraos"

Alegraos porque el mal ha sido vencido, porque a pesar de los problemas, el sufrimiento, la cruz, el mal no podrá vencernos porque vamos con Él. Alégrate porque yo voy contigo, porque Él es nuestro refugio, porque nada podrá separarnos más de Él. Alégrate porque te amo y no te dejaré, te acompañaré siempre en tu vida, alégrate porque el mal no podrá nada contra ti, y agrega, "no temas".


0 vistas

8711785636

©2020 por Sagrado Corazon. Creada con Wix.com