Lectura del AT 2 de abril 2020

Actualizado: abr 7


En aquellos días, Abrám cayó rostro en tierra y Dios le habló así:

«Por mi parte, esta es mi alianza contigo: serás padre de muchedumbre de pueblos.

Ya no te llamarás Abrám, sino Abrahám, porque te hago padre de muchedumbre de pueblos. Te haré fecundo sobremanera: sacaré pueblos de ti, y reyes nacerán de ti.

Mantendré mi alianza contigo y con tu descendencia en futuras generaciones, como alianza perpetua. Seré tu Dios y el de tus descendientes futuros. Os daré a ti y a tu descendencia futura la tierra en que peregrinas, la tierra de Canaán, como posesión perpetua, y seré su Dios».

El Señor añadió a Abrahám:

«Por tu parte, guarda mi alianza, tú y tus descendientes en sucesivas generaciones».

Esta es mi alianza perpetua.


No esta en duda la fe en el Señor y su gracia, su poder y fuerza pero cuando se nos presentan lo problemas, dificultades, trabajo, convivencia, etc esa fe se evapora, no es suficiente para apagar el fuego que inicia en mi corazón, y no lo tenemos presente. no tenemos presente su alianza. somos como ese hijo prodigo que se ha ido de casa, tal vez no para vivir de una manera disoluta pero al margen del Padre. Cumpliendo si con sus mandatos pero lejos de Él.

Si oramos, pero no soltamos, creemos pero no lo suficiente para dejarle todo en sus manos, rezamos , pero no queremos dejar de llevar la carga que nos lastima y hace daño.


Con frecuencia , dejamos que el miedo nos atenace, y solo volvemos a Él cuando ya nos sentimos que no podemos.

Cuanta angustia, sufrimiento y dolor podríamos evitar. nuestra cabeza se va pensando en los problemas y nos acosan los malos pensamientos, la ansiedad, la tristeza, sabiendo que hay una alianza, que Él prometio acompañarme, que el me bendecirá, La Escritura esta llena de citas sobre esto. Por eso, hay que hacer un alto, ponerme en su presencia, escuchar sus palabras, dejar que bajen como bálsamo para apagar el miedo. él esta conmigo, Él me ayudara, Él me ama. No me dejara. y repetir continuamente a mi alma, no temas, el Señor me acompaña, Él es mi fuerza y mi roca el a mi derecha no vacilaré.

Que va a pasar mañana, .. no lo sé, pero Él va conmigo, a cada día le basta su afán.


aquí hay algunas citas que me puede ayudar. El Señor es mi pastor, nada me faltará.Aunque camine por cañadas oscuras nada temo, porque tu estás conmigo, tu vara y tu callado me dan seguridad Isaías 41:10 No temas, porque yo estoy contigo; no te desalientes, porque yo soy tu Dios. Te fortaleceré, ciertamente te ayudaré, sí, te sostendré con la diestra de mi justicia. 2 Timoteo 1:7 Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio. Deuteronomio 31:6 Sed firmes y valientes, no temáis ni os aterroricéis ante ellos, porque el SEÑOR tu Dios es el que va contigo; no te dejará ni te desamparará. Juan 14:27 La paz os dejo, mi paz os doy; no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo. Romanos 8:28 Y sabemos que para los que aman a Dios, todas las cosas cooperan para bien, {esto es,} para los que son llamados conforme a {su} propósito. Salmos 27:1 El SEÑOR es mi luz y mi salvación; ¿a quién temeré? El SEÑOR es la fortaleza de mi vida; ¿de quién tendré temor? Josué 1:9 ¿No te he ordenado yo? ¡Sé fuerte y valiente! No temas ni te acobardes, porque el SEÑOR tu Dios {estará} contigo dondequiera que vayas. Mateo 10:28 Y no temáis a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma; más bien temed a aquel que puede {hacer} perecer tanto el alma como el cuerpo en el infierno. 1 Juan 4:18 En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor, porque el temor involucra castigo, y el que teme no es hecho perfecto en el amor. 1 Pedro 5:7 echando toda vuestra ansiedad sobre El, porque El tiene cuidado de vosotros. Proverbios 3:5-6 Confía en el SEÑOR con todo tu corazón, y no te apoyes en tu propio entendimiento. Reconócele en todos tus caminos, y El enderezará tus sendas. 1 Corintios 10:13 No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea común a los hombres; y fiel es Dios, que no permitirá que vosotros seáis tentados más allá de lo que podéis {soportar,} sino que con la tentación proveerá también la vía de escape, a fin de que podáis resistir{la.} Isaías 41:13 Porque yo soy el SEÑOR tu Dios, que sostiene tu diestra, que te dice: ``No temas, yo te ayudaré." Filipenses 4:6-7 Por nada estéis afanosos; antes bien, en todo, mediante oración y súplica con acción de gracias, sean dadas a conocer vuestras peticiones delante de Dios. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestras mentes en Cristo Jesús. Salmos 34:4 Busqué al SEÑOR, y El me respondió, y me libró de todos mis temores. Salmos 55:22 Echa sobre el SEÑOR tu carga, y El te sustentará; El nunca permitirá que el justo sea sacudido. 2 Corintios 12:9 Y El me ha dicho: Te basta mi gracia, pues mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, muy gustosamente me gloriaré más bien en mis debilidades, para que el poder de Cristo more en mí. Jeremías 29:11 ``Porque yo sé los planes que tengo para vosotros" --declara el SEÑOR-- ``planes de bienestar y no de calamidad, para daros un futuro y una esperanza. Isaías 40:31 pero los que esperan en el SEÑOR renovarán sus fuerzas; se remontarán {con} alas como las águilas, correrán y no se cansarán, caminarán y no se fatigarán. Romanos 8:15 Pues no habéis recibido un espíritu de esclavitud para volver otra vez al temor, sino que habéis recibido un espíritu de adopción como hijos, por el cual clamamos: ¡Abba, Padre! Hebreos 13:5-6 {Sea vuestro} carácter sin avaricia, contentos con lo que tenéis, porque El mismo ha dicho: NUNCA TE DEJARE NI TE DESAMPARARE, de manera que decimos confiadamente: EL SEÑOR ES EL QUE ME AYUDA; NO TEMERE. ¿QUE PODRA HACERME EL HOMBRE? Salmos 23:4 Aunque pase por el valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno, porque tú estás conmigo; tu vara y tu cayado me infunden aliento. Mateo 6:33 Pero buscad primero su reino y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas. Filipenses 4:6 Por nada estéis afanosos; antes bien, en todo, mediante oración y súplica con acción de gracias, sean dadas a conocer vuestras peticiones delante de Dios. Hebreos 13:6 de manera que decimos confiadamente: EL SEÑOR ES EL QUE ME AYUDA; NO TEMERE. ¿QUE PODRA HACERME EL HOMBRE? Lucas 12:32 No temas, rebaño pequeño, porque vuestro Padre ha decidido daros el reino. Filipenses 4:13 Todo lo puedo en Cristo que me fortalece. Juan 16:33 Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tenéis tribulación; pero confiad, yo he vencido al mundo. 1 Crónicas 28:20 Entonces David dijo a su hijo Salomón: Esfuérzate, sé valiente y haz {la obra;} no temas ni te acobardes, porque el SEÑOR Dios, mi Dios, está contigo. El no te fallará ni te abandonará, Salmos 56:3-4 El día en que temo, yo en ti confío. En Dios, cuya palabra alabo, en Dios he confiado, no temeré. ¿Qué puede hacerme el hombre? 1 Corintios 16:13 Estad alerta, permaneced firmes en la fe, portaos varonilmente, sed fuertes. Lucas 12:25 ¿Y quién de vosotros, por ansioso que esté, puede añadir una hora al curso de su vida? Salmos 27:14 Espera al SEÑOR; esfuérzate y aliéntese tu corazón. Sí, espera al SEÑOR. Deuteronomio 31:8 El SEÑOR irá delante de ti; El estará contigo, no te dejará ni te desamparará; no temas ni te acobardes. Salmos 62:1-2 .En Dios solamente {espera} en silencio mi alma; de El {viene} mi salvación. Sólo El es mi roca y mi salvación, mi baluarte, nunca seré sacudido. Salmos 56:11 en Dios he confiado, no temeré. ¿Qué puede hacerme el hombre? Salmos 46:1-3 Dios es nuestro refugio y fortaleza, {nuestro} pronto auxilio en las tribulaciones. Por tanto, no temeremos aunque la tierra sufra cambios, y aunque los montes se deslicen al fondo de los mares; {aunque} bramen {y} se agiten sus aguas, {aunque} tiemblen los montes con creciente enojo Proverbios 29:25 El temor al hombre es un lazo, pero el que confía en el SEÑOR estará seguro. Jeremías 31:3 Desde lejos el SEÑOR se le apareció, {diciendo:} Con amor eterno te he amado, por eso te he atraído con misericordia. Éxodo 14:13 Pero Moisés dijo al pueblo: No temáis; estad firmes y ved la salvación que el SEÑOR hará hoy por vosotros; Mateo 6:34

Por tanto, no os preocupéis por el {día de} mañana; porque el {día de} mañana se cuidará de sí mismo. Bástele a cada día sus propios problemas.

Y con esa seguridad, reemprender el trabajo, el servicio, la lucha, porque no estamos solos, porque Él me ama y no dejara que tropiece ni caiga.

Con muchas frecuencia olvidamos que somos hijos de Dios. que estamos hechos a su imagen, que Él nos acompaña , que vive cada momento con nosotros. que a pesar de todo, Él nunca dejara de amarnos.


0 vistas

8711785636

©2020 por Sagrado Corazon. Creada con Wix.com