Jueves 16 de abril 2020.

Actualizado: abr 16

Lectura del santo evangelio según san Lucas (24,35-48):


EN aquel tiempo, los discípulos de Jesús contaron lo que les había pasado por el camino y cómo lo habían reconocido al partir el pan.

Estaban hablando de estas cosas, cuando él se presentó en medio de ellos y les dice:

«Paz a vosotros».

Pero ellos, aterrorizados y llenos de miedo, creían ver un espíritu.

Y él les dijo:

«¿Por qué os alarmáis?, ¿por qué surgen dudas en vuestro corazón? Mirad mis manos y mis pies: soy yo en persona. Palpadme y daos cuenta de que un espíritu no tiene carne y huesos, como veis que yo tengo».

Dicho esto, les mostró las manos y los pies. Pero como no acababan de creer por la alegría, y seguían atónitos, les dijo:



«¿Tenéis ahí algo de comer?».

Ellos le ofrecieron un trozo de pez asado. Él lo tomó y comió delante de ellos.

Y les dijo:

«Esto es lo que os dije mientras estaba con vosotros: que era necesario que se cumpliera todo lo escrito en la Ley de Moisés y en los Profetas y Salmos acerca de mí».

Entonces les abrió el entendimiento para comprender las Escrituras.

Y les dijo:

«Así está escrito: el Mesías padecerá, resucitará de entre los muertos al tercer día y en su nombre se proclamará la conversión para el perdón de los pecados a todos los pueblos, comenzando por Jerusalén. Vosotros sois testigos de esto».


«Paz a vosotros».


He estado pensando cuál sería mi reacción si de repente se me apareciera el Señor?

A María Magdalena se le aparece, pero ella lo confunde con el jardinero. Jesús se une a los discípulos de Emaus mientras van de camino, y ellos piensan que era otro viandante,

los discípulos en el cenáculo estaban encerrados por miedo a los judíos, pero todavía estaban embotados sin comprender lo que Jesús les dijo sobre la resurrección.

Ya se los había dicho María cuando lo anunció, los de Emaus también lo estaban proclamando, y sin embargo ellos no. Qué difícil es creer algo que rompe todos mis criterios, mis ideas.

No es que no crea en la resurrección, pero ¿verla? ¿sentirla? ¿tocarla?

¿Cómo reaccionaría?¿me llenaría de temor? o por el contrario ¿sería un momento de gran alegría?¿Pensaría que es una ilusión?¿un fantasma?


Meditar este hecho es relativamente fácil, experimentar la resurrección es más complicado. Hablamos continuamente de la resurrección del Señor, pero no siempre nos dejamos tocar por ella.


Los discípulos conocían a Jesús, lo amaban, conocían el anuncio de la resurrección , y sin embargo, se llenaron de terror y miedo. Creían ver un fantasma, que es distinto a un resucitado.


Jesús, los saluda deseándoles la paz, y con gran paciencia, delicadeza les dice, "mirad", "palpad" y daos cuenta que soy yo.


¿Qué me diría el Señor a mí en situación parecida? ¿Me echaría en cara el miedo que tengo? ¿la tristeza? ¿el estar encerrado en mí mismo amarrado a mis ideas y criterios?

Experimentar la resurrección es llenarme de paz, confianza, alegría, no es que se resuelvan mis problemas, es que con su ayuda y presencia los iré resolviendo. Si Dios está conmigo, ¿quién contra mí? como dice San Pablo:

"¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada? Pero en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de Aquel que nos amó. Porque estoy convencido de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni lo presente, ni lo por venir, ni los poderes, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios que es en Cristo Jesús Señor nuestro".


Es necesario hacer vida la presencia de Jesús resucitado. Es llevar la experiencia a cada una de las situaciones y problemas que vivimos, a las dificultades y cruces que tenemos. Pero es necesario creer, saber que está conmigo, que no me va a dejar, que me acompaña, que todo lo puedo, que su victoria contra el mal significa que con Él venceré el mal que me rodea o me aflige.

Jesús ha resucitado y viene a mí para que yo tenga esa paz, sabiendo que me acompaña, que está conmigo y que con Él venceré y saldré renovado.

0 vistas

8711785636

©2020 por Sagrado Corazon. Creada con Wix.com