7 de agosto 2020. ¡Generación incrédula y perversa!

Actualizado: ago 14



Evangelio según San Mateo 17,14-20.

Cuando se reunieron con la multitud, se le acercó un hombre y, cayendo de rodillas, le dijo: "Señor, ten piedad de mi hijo, que es epiléptico y está muy mal: frecuentemente cae en el fuego y también en el agua. Yo lo llevé a tus discípulos, pero no lo pudieron curar". Jesús respondió: "¡Generación incrédula y perversa! ¿Hasta cuándo estaré con ustedes? ¿Hasta cuándo tendré que soportarlos? Tráiganmelo aquí". Jesús increpó al demonio, y este salió del niño, que desde aquel momento quedó curado. Los discípulos se acercaron entonces a Jesús y le preguntaron en privado: "¿Por qué nosotros no pudimos expulsarlo?". "Porque ustedes tienen poca fe, les dijo. Les aseguro que si tuvieran fe del tamaño de un grano de mostaza, dirían a esta montaña: 'Trasládate de aquí a allá', y la montaña se trasladaría; y nada sería imposible para ustedes".


Nada sería imposible para ustedes.


Las personas suelen calificar las cosas, hechos o eventos con base en sus propias experiencias, y lo que no pueden vivir en carne propia, no les queda más remedio que negarlo rotundamente. La gente no cree en Dios porque no le conoce. Es verdad que a Dios no lo podemos ver ni tocar, pero sí podemos experimentar su presencia y también su amor. Pero para poder lograrlo es necesario conocerlo y para conocerlo debemos acercarnos a Él, para poder sentirlo, porque el tamaño de Dios en tu vida depende de qué tan cerca te encuentres de Él. Es así de simple.

Este problema se ha agudizado en nuestro mundo, ya no se cree en la acción de Dios en nuestra vida, en su ayuda, menos en su gracia.


Uno de los requisitos para la acción de Dios y su ayuda es la fe, pero cuando falla, difícilmente podremos alcanzar lo que pedimos.


Creo que sólo hay dos momentos en la vida de Jesús en donde se queja de los que le siguen, en el templo ante los mercaderes y en el evangelio que acabamos de leer. "Hasta cuándo estaré con ustedes"; los mismos discípulos no pudieron ayudar a aquel muchacho y es por la falta de fe.

Jesús les dice: porque tienen poca fe. Si ellos tenían poca, ¿dónde estamos nosotros? ,¿cuánta fe tenemos?


Una de las cosas más urgentes que debemos hacer es trabajar la fe, es crecerla, es percibir, encontrar, descubrir la presencia de Dios en nuestra vida, aunque sea una fe como un grano de mostaza, es decir algo pequeño, pero seríamos capaces de descubrir a Dios en nuestra vida.


No podemos seguir así, corremos el peligro que de la poca fe que tenemos muera, y nos envuelva la oscuridad, el miedo y la falta de esperanza.


9 vistas

8711785636

©2020 por Sagrado Corazon. Creada con Wix.com