26 de julio.

Actualizado: hace 6 días

J

Jesús dijo a la multitud:

"El Reino de los Cielos se parece a un tesoro escondido en un campo; un hombre lo encuentra, lo vuelve a esconder, y lleno de alegría, vende todo lo que posee y compra el campo.

El Reino de los Cielos se parece también a un negociante que se dedicaba a buscar perlas finas;

y al encontrar una de gran valor, fue a vender todo lo que tenía y la compró."

El Reino de los Cielos se parece también a una red que se echa al mar y recoge toda clase de peces.

Cuando está llena, los pescadores la sacan a la orilla y, sentándose, recogen lo bueno en canastas y tiran lo que no sirve.

Así sucederá al fin del mundo: vendrán los ángeles y separarán a los malos de entre los justos,

para arrojarlos en el horno ardiente. Allí habrá llanto y rechinar de dientes.

¿Comprendieron todo esto?". "Sí", le respondieron.

Entonces agregó: "Todo escriba convertido en discípulo del Reino de los Cielos se parece a un dueño de casa que saca de sus reservas lo nuevo y lo viejo".


Fue a vender todo lo que tenía y la compró.


Nuestro Señor Jesucristo ha insistido frecuente y enérgicamente: “El que quiera venir detrás de mí, que renuncie a sí mismo, que cargue con su cruz y me siga” Afirmaba: “Si quieres ser perfecto, ve, vende todo lo que tienes y dalo a los pobres: así tendrás un tesoro en el cielo. Después, ven y sígueme”. Para los que saben comprender, la parábola del negociante quiere decir lo mismo: “El reino de los cielos se parece también a un negociante que se dedicaba a buscar perlas finas y al encontrar una de gran valor, fue a vender todo lo que tenía y la compró”. La perla preciosa designa aquí al Reino de los cielos. El Señor nos muestra que es imposible obtenerla si no abandonamos lo que poseemos: riqueza, gloria, nobleza de nacimiento y todo lo que otros buscan ávidamente.

El Señor también declaró que es imposible ocuparse convenientemente de lo que se realiza, cuando el espíritu es solicitado por otras cosas: “Nadie puede servir a dos señores”. Por eso, “el tesoro que está en el cielo” es el único que tenemos que elegir para apegar nuestro corazón: “Allí donde esté tu tesoro, estará también tu corazón”. Se trata de llevar nuestro corazón a la vida del cielo, con el fin de poder decir “nosotros somos ciudadanos del cielo”. Sobre todo, es devenir semejantes a Cristo, “que, siendo rico, se hizo pobre por nosotros".


Hay que hacer un profundo examen para ver qué lugar ocupa Dios y qué lugar ocupa lo material. No es que no se pueda tener mucho o poco, sino el lugar que le doy en mi corazón.

Seguir al Señor es escogerlo a Él, no como el joven rico que prefirió sus bienes.

El camino es difícil y tengo que buscar primero lo que Dios me pida, antes de buscar mi propio interés, porque corremos el riesgo de querer compaginar el seguimiento con mi egoísmo, y eso es incompatible. Lo medios, los dones están en función de hacer una vida más justa, digna, que cumpla ese plan que Dios quiere de cada uno.

0 vistas

8711785636

©2020 por Sagrado Corazon. Creada con Wix.com