17 de julio. Queremos ver un signo.

Actualizado: jul 22

Evangelio según San Mateo 12,38-42.

Entonces algunos escribas y fariseos le dijeron: "Maestro, queremos que nos hagas ver un signo". El les respondió: "Esta generación malvada y adúltera reclama un signo, pero no se le dará otro que el del profeta Jonás. Porque así como Jonás estuvo tres días y tres noches en el vientre del pez, así estará el Hijo del hombre en el seno de la tierra tres días y tres noches. El día del Juicio, los hombres de Nínive se levantarán contra esta generación y la condenarán, porque ellos se convirtieron por la predicación de Jonás, y aquí hay alguien que es más que Jonás. El día del Juicio, la Reina del Sur se levantará contra esta generación y la condenará, porque ella vino de los confines de la tierra para escuchar la sabiduría de Salomón, y aquí hay alguien que es más que Salomón."



"Esta generación malvada y adúltera".


Los milagros existen, no cabe duda. Jesús realizó varios. Sanó a personas, convirtió el agua en vino en la boda en Caná y alimentó a más de 5.000 personas con solamente cinco panes y dos pescados. Dios siempre logra que circunstancias imposibles se tornen probables; y al hacerlo, satisface las  necesidades del ser humano y se glorifica.

Sin embargo, debemos tratar de no basar la fe en esos milagros. A veces, las personas creen que si vieran algo absolutamente inusual, podrían creer. Pero una vez que han visto el milagro, quieren ver otro y que sea más grande. Es como si las promesas de Dios no fueran suficientes. Dicen, "pruébalo", "muéstramelo". Pero, ¿qué sucede cuando deben enfrentar situaciones difíciles y no obtienen ese milagro? Pierden su fe.


Nos pasa en muchas ocasiones queremos ver signos, milagros, y si no lo conseguimos, nos desilusionamos, enfriamos, se debilita nuestra fe. Estoy seguro que todos hemos visto muchos milagros, pero los vemos como casualidad, suerte, o alguna otra cosa, sin pensar que Dios siempre está actuando.


Los fariseos querían un signo, ya habían visto muchos, pero querían más, nada iba a satisfacer ese deseo para luego negar la acción de Dios en Jesús.


Dice Jesús que el día del juicio será más llevadero para los que no vieron los signos y creyeron. ¿Qué será de nosotros? Somos una generación bendecida, Dios nos ha dado tanto, y sin embargo, nos cuesta creer, y sobre todo ser fieles a ese Dios que tanto ha hecho por nosotros.

El Señor espera que creamos, al margen de los signos, nuestra fe no se puede basar en "hechos milagrosos" sino en el conocimiento personal de Dios, en el seguimiento con una fe que nos permita seguir adelante, fieles a lo que creemos, si recibimos algún milagro especial eso nos confirma, pero no nos determina.


El que cree de verdad, encontrará milagros en muchos eventos diarios, el que no tiene fe siempre los cuestionará.

Jesús nos prometió acompañarnos, estar con nosotros y darnos cada día aquello que necesitamos, esto se basa en la fe que tengo, el milagro sólo lo confirma.



5 vistas

8711785636

©2020 por Sagrado Corazon. Creada con Wix.com