13 de junio 2020. Una sola cosa es importante.

Actualizado: jun 16


Del santo Evangelio según san Lucas.


En aquel tiempo, entró Jesús en un pueblo; y una mujer, llamada Marta, le recibió en su casa. Tenía ella una hermana llamada María, que, sentada a los pies del Señor, escuchaba su Palabra, mientras Marta estaba atareada en muchos quehaceres. Acercándose, pues, dijo: «Señor, ¿no te importa que mi hermana me deje sola en el trabajo? Dile, pues, que me ayude». Le respondió el Señor: «Marta, Marta, te preocupas y te agitas por muchas cosas; y hay necesidad de pocas, o mejor, de una sola. María ha elegido la parte buena, que no le será quitada».


María ha elegido la parte buena.




Toda nuestra vida está hecha de decisiones personales, opciones que tomamos o rechazamos, buscando siempre un bien, o huyendo de cosas o momentos difíciles y dolorosos.

Pero no siempre la opciones que tomamos son las correctas, y no medimos las consecuencias de nuestras decisiones, a veces lamentando haber tomado una u otra decisión.


Vemos en el evangelio que Jesús llegó a casa de Martha, María y Lázaro. Ellos eran discípulos y amigos entrañables de Jesús, y cada vez que el maestro iba a Jerusalén se hospedaba con ellos.

Jesús viajaba con los discípulos y en ocasiones con un séquito de personas que le ayudaban en su ministerio, y por lo tanto nunca llegaba solo a los lugares.

Al llegar a casa de Lázaro, Jesús es recibido con cordialidad, pero el trabajo de la casa se multiplicaba para atender a Jesús y los suyos, y no siempre contaban con la ayuda necesaria.

Martha, dispuesta a servir al Señor se afanaba y daba prisa por atender a sus invitados, tratando de organizar todo; sin embargo su hermana María, dejando a su hermana con el servicio, se acomoda a los pies de Jesús para escucharlo, sin importar cualquier otra cosa.

Es probable que Martha, le mandara llamar reclamando su ayuda, y María postergaba su respuesta por estar escuchando a Jesús.

Ya molesta Martha, se acerca a Jesús para quejarse de su hermana: "¿no te importa que mi hermana me deje sola en el trabajo?".

En un inicio Martha busca atender al Señor dedicando su esfuerzo para que no falte nada, pero al ver el trabajo, la falta de medios y sentirse sola, deja de fijarse en lo "importante", es decir en agradar al Señor para poner el acento en lo que hace su hermana.

Martha pierde la paz, deja que el enojo la invada, está atenta a lo que no hacen los demás, exige una ayuda sin fijarse en darlo todo por el Señor, sin estar atenta en el Señor.


Jesús con una gran delicadeza, le hace ver que se afana y preocupa por muchas cosas, sin contar con los medios, y pierde de vista lo que sí puede hacer.


Nuestra vida está llena de "cosas importantes", nos pasa como Martha, vamos corriendo, ocupados, desgastados, y no pocas veces molestos porque nos sentimos solos y abrumados, y perdemos de vista lo que vale la pena; Dios, la familia, la pareja, la vida.

Cuando acordamos, se nos ha ido el tiempo, frustrados y sin haber hecho lo que de verdad vale la pena.


Somos nosotros los que elegimos, tenemos que ser conscientes del tiempo, medios y recursos que contamos, y nunca perder de vista por lo que merece la pena luchar.

Puedo estar atento en lo que hago, y perder de vista por que lo hago; pongo mi atención en lo que me cuesta, y no tanto en lo feliz que puedo hacer a los otros con lo que realizo. Siempre encontraré a alguien que no apoye, ayude, o haga lo que yo, pero también podré descubrir todo el potencial y riqueza que puedo poner al servicio de los que están junto a mí.



Tenemos una vida, y es necesario siempre escoger la mejor parte, la que dependa de mi esfuerzo trabajo y entrega, que me de la satisfacción de haberlo dado todo, por amor a Dios y los demás, sabiendo que esta satisfacción nadie no quitará.






0 vistas

8711785636

©2020 por Sagrado Corazon. Creada con Wix.com