11 de julio.

Actualizado: jul 14

Evangelio según San Mateo 10,24-33.

Jesús dijo a sus apóstoles: "El discípulo no es más que el maestro ni el servidor más que su dueño. Al discípulo le basta ser como su maestro y al servidor como su dueño.

Si al dueño de casa lo llamaron Belzebul, ¡cuánto más a los de su casa! No les teman. No hay nada oculto que no deba ser revelado, y nada secreto que no deba ser conocido. Lo que yo les digo en la oscuridad, repítanlo en pleno día; y lo que escuchen al oído, proclámenlo desde lo alto de las casas. No teman a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma. Teman más bien a aquel que puede arrojar el alma y el cuerpo a la Gehena. ¿Acaso no se vende un par de pájaros por unas monedas? Sin embargo, ni uno solo de ellos cae en tierra, sin el consentimiento del Padre que está en el cielo. Ustedes tienen contados todos sus cabellos. No teman entonces, porque valen más que muchos pájaros. Al que me reconozca abiertamente ante los hombres, yo lo reconoceré ante mi Padre que está en el cielo. Pero yo renegaré ante mi Padre que está en el cielo de aquel que reniegue de mí ante los hombres."


Valen más que muchos pájaros.


Muchas veces queremos ser discípulos, pero seguimos deseando y buscando todo lo que el mundo nos ofrece, o pretendemos una vida cómoda y sin dificultades.

Jesús en el evangelio nos deja clara una cosa, debemos ser como el maestro. No nos pide más que seguir las huellas, negarnos, cargar la cruz y vivir sus enseñanzas.


El camino no es fácil, pero nos recuerda que ese fue su camino y que no tengamos miedo. Lo repite varias veces no teman, confíen contamos con la asistencia de Dios y su providencia, todo lo que pasa es permitido por Dios y siempre para un bien mayor. Somos algo precioso para el Señor y Él nos acompaña en este camino, pero no significa que a nuestra naturaleza le cuesta, muchas veces doloroso y no pocas incomprensible.


Ser como el maestro es dar testimonio, reconocerlo delante de los hombres, que significa, vivir con los principios que Él nos enseñó. Cada momento de nuestra vida, es una oportunidad para mostrar el camino, lo hacemos con la esperanza, con la caridad, con la paz que vivimos, y sabemos que Jesús nos acompaña.

Ser testigo del evangelio con valentía, con confianza que lo demás lo hará el Señor.



1 vista

8711785636

©2020 por Sagrado Corazon. Creada con Wix.com